web analytics
Manda tus videos y fotos amateur a: material@gaysencolombia.com

06
Mar

Relato gay colombiano: Mi primera vez

Tengo 25 años y este es el relato de mi primera vez. Desde hace tiempo había tenido la curiosidad de experimentar qué se sentiría ser penetrado. Después de colocar varios anuncios en internet buscando hombres serios, profesionales y ojalá casados del norte de Bogotá encontré el mío. Empezamos a escribirnos y nos pusimos una cita en un café, nos conocimos, hablamos de nuestras vidas. Después de un tiempo decidimos que me llevaría a su apartamento, era un viernes por la noche, me alisté: una buena ducha, una buena depilada y un buen lavado interno. Mientras me hacía el lavado rectal con indicaciones que encontré en internet, me palpitaba el corazón al pensar que esa noche perdería la virginidad de ese culito que tanto había cuidado.
Llegué a su apartamento, él es separado, era un lugar muy bonito y lujoso. El me abrió la puerta, vestía una camisa blanca, jeans y zapatos cafés, una pinto muy juvenil, él tiene 40 años. Nos sentamos en su gran sofá, me ofreció un trago, yo le miraba su entrepierna abultada. Me tomó la mano y la coloco sobre ese enorme bulto en su pantalón, sentí debajo del pantalón su enorme pene, estaba duro. Sin más rodeos le desabroché el pantalón y saqué ese enorme miembro, era rosado y para mí era la cosa más hermosa que había visto y era la primera vez que tenía en mi mano el pene de otro hombre, se sentía caliente, palpitante y muy duro. Le di un tierno beso en la cabeza y lentamente me lo metí en la boca y empecé a juguetear con mis labios y lengua sobre la cabeza. Lo chupé con tanto deseo que el gemía del placer. Era enorme y entraba en mi boca con dificultad, y me dolía la mandíbula de permanecer abierta. Ya no aguantó más y con un arrebato me tomó, me quito el pantalón rápidamente, me colocó con mis rodillas sobre el sofá y mis manos sobre el espaldar del mismo, se ubicó de rodillas detrás de mí, acarició mis nalgas, las abrió, en esa posición me sentí tan vulnerable, tan hembra que solo quería que me penetrara.
Su lengua lentamente empezó a jugar con mi ano, lo lamió, lo besó, lo chupo con tanta pasión que me hacía retorcer del placer. Me dio lengua durante 10 o 15 minutos, yo sentía que su puntiaguda lengua entraba unos centímetros dentro de mi culito. Agarró un frasco de gel lubricante con sabor a fruta, lo aplicó en mi ano suavemente con sus dedos, uno de sus dedos empezó a penetrarme lentamente, como yo estaba nervioso, mi ano no se relajaba y el dedo entraba con dificultas. Mi esfínter se relajó gracias a sus suaves masajes y sentí que estaba listo. Le dije con voz entrecortada y en medio de un gemido: “hazme el amor, hazme el amor”.
Colocó bastante lubricante en su enorme pene, que según él, medía 24 cm, ni siquiera en porno había visto uno tan grande y hermoso. Se colocó de pie, colocó la cabeza de su verga en mi palpitante culito, lo frotó durante un rato, jugueteó con él. Me tomó por las caderas con sus fuetes pero suaves manos, empezó a empujar su duro miembro contra mi virginal culito, sentí que la cabeza se abría paso, entró un poco, pero cuando lo empujó un poco más sentí un dolor agudo en mi esfínter interior, el siguió empujando lentamente, pero no aguanté el dolor y me eché sobre el sofá retorciéndome del dolor y tratando de sobas mi culito con mis dedos, el dolor era muy intenso. Me dijo que me relajara, me penetro con sus dedos de nuevo. Intentó la penetración pero el dolor era el mismo. Él fue paciente, gentil, lo intentó varias veces, me aplicaba más gel, me masajeaba, me daba dedo, lo intentaba, pero cada vez que su pene entraba como unos 2 o 3 cm yo me quitaba y me echaba sobre el sofá. Después de todo esto él se alteró, se enojó, me agarro fuertemente por las caderas con sus enormes manos, él mide 1.91 y yo solo 1,60, así que fue fácil para él dominarme.
Muy enojado me dominó cual si yo fuera un muñeco, colocó de nuevo su pene sobre mu culito y dijo: “¿No era esto lo que quería perra?”. No sé qué efecto tuvieron esas palabras pero me encantó que me hablara así. Le dije: “Si papi, soy una perrita en calor, hazme el amor, hazme el amor, penétreme” Efectivamente, reafirmó sus manos sobre mis caderas tan fuerte que no me podía escapar, empujó su duro miembro sobre mi asustado culito con firmeza y yo sentí como se abría paso entre mis entrañas, el dolor fue intenso y brutal pero no pude escaparme, sentí como si me desgarrara por dentro, pero la idea de ser penetrado por primera vez, de ser poseído por un hombre hermoso, de tener dentro de mí la verga más hermosa y grande que jamás había visto hizo que resistiera. Sentí que su pene entraba hasta el fondo y ya el dolor no era a la entrada de mi culito sino dentro, como en el interior de mi abdomen, como si la cabeza de su miembro chocara con algo en mi interior. Una vez él sintió que me había penetrado plenamente, se quedó quieto, su pene dentro de mi permaneció inmóvil durante unos 10 segundos, luego empezó a retirarlo lentamente para después empujarlo lentamente.
Así lo hizo durante unos minutos hasta que me sentí relajado y el dolor fue desapareciendo. Al cabo de unos minutos él ya me estaba follando con cierta velocidad y ritmo, me dolía un poco pero me encantaba. Yo pensaba: que rico es ser poseído y el continuaba haciéndome el amor con una mezcla de brutalidad y ternura a la vez. Mientras tanto yo trataba de detener sus empujones colocando mi mano en su abdomen, porque cuando lo empujaba mucho me dolía dentro. Me dio verga durante varios minutos, gemía, me decía cosas como mi perrita, mi puta, a mí me encantaba eso, me hacía sentir hembra. Empezó en envestirme tan rápido y fuerte que sentí que me estaba maltratando pero no me dejó escapar con sus manos, yo solo gemía y gritaba: “suave papi, suave” pero él no paraba, ya se acercaba a su orgasmo y efectivamente los últimos segundos fueron tan brutales que casi me desmayo, pero me alivió al sentir cómo él se veía dentro de mí, sentí sus palpitaciones y su espasmo.
Se quedó inmóvil dentro de mí por unos segundos, mientras me abrazaba fuertemente y yo giraba la cara para besarnos apasionadamente. Yo no quería que él sacara su pene, que permaneciera allí para siempre y que cada gota de su semen se quedara ahí haciendo parte de mí. Esa fue mi primera vez, esa misma noche lo hicimos varias veces y todo el fin de semana. Ahora solo espero que llegue el viernes, como todos los viernes, para que le me llame en la tarde y me diga de nuevo “quiero preñarte mi perrita”

02
Mar

DANDOLE VERGA A MI PASIVO DE 19 AÑITOS EN DOS TOMAS UNA EN LA NOCHE Y UN MAÑANERO

Porno gay Caleño para el día de hoy comunidad, el aporte lo comparte Marco desde Cali y comenta:“PARCEROS AQUI LES DEJO UN NUEVO APORTE… DANDOLE VERGA A MI PASIVO DE 19 AÑITOS EN DOS TOMAS UNA EN LA NOCHE Y UN MAÑANERO… TAMBIÉN TENGO VIDEO.. SOY MARCO DESDE CALI….” Excelente aporte, tremendas foticos, nos pusieron muy arrechos, esperamos tengas mas como estas o compartas un video culiando con el u otro parcero de la comunidad.

Continuar viendo »

01
Mar

Soy de Bogotá y me gustaría conocer chicos ente 18 y 25 para morbociar

Tremenda verga la que tiene este chico parceros, ideal para todos los pasivos que quieran que les rompan el culo:“Soy un joven de 23 Años hetero curioso me gustaría conocer chicos ente 18 y 25 para morbociar vivo en bogota si alguno quiere mi correo es cagh1993@gmail.com” Ahi está parceros, justo con lo que sueñan. Comenten para que nos comparte mas foticos y por ahi un video cuando tenga un encuentro con alguno de ustedes.

Continuar viendo »

28
Feb

Una rica masturbada aventando toda la leche que traía guardada

Video gay desde Antioquía para el día de hoy parceros, el aporte lo comparte Sebas y es el primero que envía:“hola saludos, les envío éste video para que lo disfruten saludes desde Itagui Antioquia. espero les guste, saludos a todos. Sebas” Cortico pero bacano, esperamos el próximo sea con algún pasivo de la comunidad que le dejes la leche en la boca o en el culo. Ahi está parceros, ya saben de donde es para que comenten y puedan hacer un video para la página.

27
Feb

Relato gay colombiano: mi primera vez fue linda

Tengo 25 años y este es el relato de mi primera vez. Desde hace tiempo había tenido la curiosidad de experimentar qué se sentiría ser penetrado. Después de colocar varios anuncios en internet buscando hombres serios, profesionales y ojalá casados del norte de Bogotá encontré el mío. Empezamos a escribirnos y nos pusimos una cita en un café, nos conocimos, hablamos de nuestras vidas. Después de un tiempo decidimos que me llevaría a su apartamento, era un viernes por la noche, me alisté: una buena ducha, una buena depilada y un buen lavado interno. Mientras me hacía el lavado rectal con indicaciones que encontré en internet, me palpitaba el corazón al pensar que esa noche perdería la virginidad de ese culito que tanto había cuidado. Llegué a su apartamento, él es separado, era un lugar muy bonito y lujoso. El me abrió la puerta, vestía una camisa blanca, jeans y zapatos cafés, una pinto muy juvenil, él tiene 40 años. Nos sentamos en su gran sofá, me ofreció un trago, yo le miraba su entrepierna abultada. Me tomó la mano y la coloco sobre ese enorme bulto en su pantalón, sentí debajo del pantalón su enorme pene, estaba duro. Sin más rodeos le desabroché el pantalón y saqué ese enorme miembro, era rosado y para mí era la cosa más hermosa que había visto y era la primera vez que tenía en mi mano el pene de otro hombre, se sentía caliente, palpitante y muy duro. Le di un tierno beso en la cabeza y lentamente me lo metí en la boca y empecé a juguetear con mis labios y lengua sobre la cabeza. Lo chupé con tanto deseo que el gemía del placer.
Era enorme y entraba en mi boca con dificultad, y me dolía la mandíbula de permanecer abierta. Ya no aguantó más y con un arrebato me tomó, me quito el pantalón rápidamente, me colocó con mis rodillas sobre el sofá y mis manos sobre el espaldar del mismo, se ubicó de rodillas detrás de mí, acarició mis nalgas, las abrió, en esa posición me sentí tan vulnerable, tan hembra que solo quería que me penetrara. Su lengua lentamente empezó a jugar con mi ano, lo lamió, lo besó, lo chupo con tanta pasión que me hacía retorcer del placer. Me dio lengua durante 10 o 15 minutos, yo sentía que su puntiaguda lengua entraba unos centímetros dentro de mi culito.
Agarró un frasco de gel lubricante con sabor a fruta, lo aplicó en mi ano suavemente con sus dedos, uno de sus dedos empezó a penetrarme lentamente, como yo estaba nervioso, mi ano no se relajaba y el dedo entraba con dificultas. Mi esfínter se relajó gracias a sus suaves masajes y sentí que estaba listo. Le dije con voz entrecortada y en medio de un gemido: “hazme el amor, hazme el amor”. Colocó bastante lubricante en su enorme pene, que según él, medía 24 cm, ni siquiera en porno había visto uno tan grande y hermoso. Se colocó de pie, colocó la cabeza de su verga en mi palpitante culito, lo frotó durante un rato, jugueteó con él. Me tomó por las caderas con sus fuetes pero suaves manos, empezó a empujar su duro miembro contra mi virginal culito, sentí que la cabeza se abría paso, entró un poco, pero cuando lo empujó un poco más sentí un dolor agudo en mi esfínter interior, el siguió empujando lentamente, pero no aguanté el dolor y me eché sobre el sofá retorciéndome del dolor y tratando de sobas mi culito con mis dedos, el dolor era muy intenso. Me dijo que me relajara, me penetro con sus dedos de nuevo. Intentó la penetración pero el dolor era el mismo. Él fue paciente, gentil, lo intentó varias veces, me aplicaba más gel, me masajeaba, me daba dedo, lo intentaba, pero cada vez que su pene entraba como unos 2 o 3 cm yo me quitaba y me echaba sobre el sofá. Después de todo esto él se alteró, se enojó, me agarro fuertemente por las caderas con sus enormes manos, él mide 1.91 y yo solo 1,60, así que fue fácil para él dominarme.
Muy enojado me dominó cual si yo fuera un muñeco, colocó de nuevo su pene sobre mu culito y dijo: “¿No era esto lo que quería perra?”. No sé qué efecto tuvieron esas palabras pero me encantó que me hablara así. Le dije: “Si papi, soy una perrita en calor, hazme el amor, hazme el amor, penétreme” Efectivamente, reafirmó sus manos sobre mis caderas tan fuerte que no me podía escapar, empujó su duro miembro sobre mi asustado culito con firmeza y yo sentí como se abría paso entre mis entrañas, el dolor fue intenso y brutal pero no pude escaparme, sentí como si me desgarrara por dentro, pero la idea de ser penetrado por primera vez, de ser poseído por un hombre hermoso, de tener dentro de mí la verga más hermosa y grande que jamás había visto hizo que resistiera. Sentí que su pene entraba hasta el fondo y ya el dolor no era a la entrada de mi culito sino dentro, como en el interior de mi abdomen, como si la cabeza de su miembro chocara con algo en mi interior. Una vez él sintió que me había penetrado plenamente, se quedó quieto, su pene dentro de mi permaneció inmóvil durante unos 10 segundos, luego empezó a retirarlo lentamente para después empujarlo lentamente. Así lo hizo durante unos minutos hasta que me sentí relajado y el dolor fue desapareciendo. Al cabo de unos minutos él ya me estaba follando con cierta velocidad y ritmo, me dolía un poco pero me encantaba. Yo pensaba: que rico es ser poseído y el continuaba haciéndome el amor con una mezcla de brutalidad y ternura a la vez.
Mientras tanto yo trataba de detener sus empujones colocando mi mano en su abdomen, porque cuando lo empujaba mucho me dolía dentro. Me dio verga durante varios minutos, gemía, me decía cosas como mi perrita, mi puta, a mí me encantaba eso, me hacía sentir hembra. Empezó en envestirme tan rápido y fuerte que sentí que me estaba maltratando pero no me dejó escapar con sus manos, yo solo gemía y gritaba: “suave papi, suave” pero él no paraba, ya se acercaba a su orgasmo y efectivamente los últimos segundos fueron tan brutales que casi me desmayo, pero me alivió al sentir cómo él se veía dentro de mí, sentí sus palpitaciones y su espasmo. Se quedó inmóvil dentro de mí por unos segundos, mientras me abrazaba fuertemente y yo giraba la cara para besarnos apasionadamente. Yo no quería que él sacara su pene, que permaneciera allí para siempre y que cada gota de su semen se quedara ahí haciendo parte de mí. Esa fue mi primera vez, esa misma noche lo hicimos varias veces y todo el fin de semana. Ahora solo espero que llegue el viernes, como todos los viernes, para que le me llame en la tarde y me diga de nuevo “quiero preñarte mi perrita”

24
Feb

Les muestro como nos pone el calor que está haciendo en el valle del cauca

Porno gay desde el Valle del Cauca, el video lo comparte Luis y es el primero que comparte:“Hola soy Santiago , ahí les muestro como nos pone el calor que está haciendo en el valle del cauca espero les guste parceros y lo disfruten. mi correo luisizdo96@gmail.com” parcero, no publicamos videos que duran menos de 40 segundos pero haremos la excepción porque les va a gustar a todos los pasivos pero ya saben que sino tienen duración no serán publicados. Comenten y sigan enviando sus aportes en el mail.

22
Feb

Relato gay Colombiano: Policía de civil

Hola a todos, el relato que contaré a continuación es totalmente real y sucedio en junio del año 2016.

Antes me describo, soy gordo, oso, mido 183 y peso 112kg, 32 años. Barbado y algo velludo, lo que más atrae a los hombres es mi cara, por ser muy varonil y de buenas facciones. Soy versátil, y desempeño mi rol por el gusto que sienta por temporadas, últimamente he preferido ser pasivo.

Esta historia ocurrió a mediados de junio del año pasado (2016), era un día viernes y debía cotizar unos repuestos para el carro de mi hermano en un sector de Bogotá llamado “Siete de Agosto”, como a las 4 de la tarde había terminado de hacer las cotizaciones y abrí la aplicación Grindr para ver si había algún prospecto interesante por el sector que gustara de los gorditos.

como después de 15 minutos de no encontrar nada, me escribieron de un perfil sin foto, (generalmente no respondo si no tienen foto o saludan con una), pero éste me pareció interesante por que decía gustar mucho de los hombres gordos, después envió una fotografía y me lleve una grata sorpresa, era un hombre de 42 años, con una cara muy varonil, barba como de tres días, ojos, negros (no me gustan los ojos claros) y absolutamente serio.
Me contó que era policía y estaba de descanso y aprovecho para conseguir unos repuestos para su carro, por eso estaba por el sector.

Que su único interés en la aplicación era encontrar hombres pasivos muy serios para sexo seguro y cero compromisos, lo que me pareció perfecto porque tampoco busco nada más que sexo.

Continuar viendo »

21
Feb

Soy activo de 30 años buscando pasivos jóvenes que les encanten lo belludo

Fotos gays desde Medellín para toda Colombia parceros, las envía Juan y comenta:“Hola soy Juan de Medellín activo 30 años buscando pasivos jóvenes que les encanten lo velludo que soy les dejo mi wasap es 3014600080 gracias estaré pendiente de mandarles más foticos” Tremendas foticos parce, seguro te van a llover peticiones de pasivos que quieran que les des una culiada. Ahi está parceros, comenten y envíen sus aportes al mail del mejor sitio gay colombiano.

Continuar viendo »

El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Gaysencolombia.com sino de los usuarios que aqui los presentan.
Gays colombianos, Videos gays colombianos, Porno gay Colombiano, Gays en Colombia, Amateur gays colombianos, sexo gay colombiano, videos caseros gays de Colombia, Travestis colombianos, videos de travestis colombianos.