web analytics

Estas viendo todo lo que hay en GaysenColombia.com de 'Relatos Gays'

05
Jul

EL RETEN DE LA POLICÍA

EL RETÉN DE LA POLICÍA
Soy un pelao de tan solo 24 años, esto sucedió en diciembre, más exactamente el 15 de diciembre del 2016.
No pretendo ser el estereotipo de egocentrista narcisista, pero tampoco puedo negar mis realidades, para ser homosexual definido, tengo que destacar que soy un hombre bastante varonil y serio, no me gustan los bares gays o sitios de ambiente(no es por voletearme, ni que la gente sepa, simplemente no soy de esos ambientes, o de los lugares con mucha gente, creo que lo único que tolero es el cine, y los prefiero los lunes o martes que son los días más solos), mi estatura es de 185cm, grueso, blanco, pelo negro, de entradas(aunque para muchos es un temor ser calvo, siento que las entradas en un hombre reflejan esa varonilidad y madurez que hace a alguien más interesante), soy de voz un poco gruesa, y barbudo, el pecho velludo, piernas gruesas(algo que le atrae a mucha gente, ya sean hombres o mujeres) no digo que soy el más nalgón, pero los pantalones los hormó muy bien, un pene pequeño, para las características descritas anteriormente, le pongo unos 15 cm, y un temperamento bastante seco, algo serio, o amargado, y muy poco sociable.
Soy amante a viajar, en especial en mi moto, trabaje muy duro para darme el gusto de comprarme una moto grande, me fascina correr por las carreteras de Colombia en ella conociendo diferentes lugares, y con los rasgos descritos anteriormente, sé que mi contextura en una moto grande luce muy bien, y llama la atención de los lugares en donde paro con ella, ya sea a fumarme un cigarrillo, o tomar agua.
Recuerdo claramente el 15 de diciembre, decidí realizar un viaje a un pueblito pequeño del norte de Santander en el cual nací, pero por cuestiones de trabajo vivo en la costa. Ese día por comodidades de viaje, decidí colocarme un jean azul oscuro, que me queda bien vacano, la camiseta de Colombia, unos tenis negros, bóxer ajustados, mi chaqueta de viaje, guantes de cuero que hacían juego con la chaqueta, y un casco grande, con visera oscura, que le daba aún más ese toque intrigante a cualquier conductor, tengo que reconocer que con esa pinta en cualquier ciudad grande de Colombia, me podrían confundir con un fletero, sicario, o cualquier persona que inspira miedo, pero en carretera nacional y con el morral grande que reposaba en el asiento del acompañante era un apasionado más de las ruedas, que quiere conocer el país.
Ya había atravesado algunos departamentos, llevaba algunas horas de viaje, y me sentía un poco cansado, en todo el tiempo que tengo viajando en carreteras son pocas las veces que me para la policía vial, es más común la policía civil o de transito dentro de las ciudades. Atravesé Bosconia, iba en la vía a Aguachica, a lo lejos, en un sector muy arborizado y agradable por su sombra, (parecía como si tuvieran cultivos de maderables, porque estaban a orillas de carreteras unos árboles, sembrados en forma simétrica) estaban solo dos conos naranjas, y una sola motorizada, no le di mente, llevaba los papeles en regla, además por estas fechas es muy común el acompañamiento de la policía, pero tuve que bajar la velocidad, iba a 110km/h, y no quería un comparendo de navidad, razón por la cual descendí la velocidad hasta los 75Km/h, cuando me acercaba a los conos salió uno de los policías y me hizo señas de que me orillara.
De inmediato supe que aquel policía estaba apurado por plata, pues esos retenes de solo dos conos, y una sola motorizada no son tan legales, pero tampoco me iba a poner a discutir como muchos lo hacen.
-Caballero buenas tardes, me colabora con una requisa-. Fueron las palabras del policía que me mando a orillar, su otro amigo estaba entretenido en el celular.
A Ese policía le pongo unos 34 años, era un moreno claro, de unos 173cm de estatura, gruesecito, pero no de gym, una barriga un poco pronunciada, y algo de marcas en la cara como por acné en la juventud, pero que a su edad no se veían mal, al contrario, esas pequeñas cicatrices le daban un aire como de basto, muy interesante.
No tuve problema, baje mi morral, me quite el casco, y me eché hacia atrás, para estirar un poco la espalda, sacudí los pies y le pregunte.
-está bien así, o quiere que me quite la chaqueta, y los guantes.
-así tranquilo, es solo una requisa por rutina.
El policía estaba morboso, no voy a decir que estaba muy bueno, simplemente daba morbo, pero no le di trascendencia. En su operativo normal, pidió los papeles de la moto, todo en regla, me preguntó que de donde venía, y que hacia donde iba, a lo cual le respondí sin problemas, recuerdo su gesto cuando alzo las cejas en tono de asombro – debes llegar con ese culo cansado, con tantas horas de viaje-.
No sé qué paso por mi mente, si nunca vi a ese policía con intensión de nada, pero mi respuesta creo que no fue la más acertada.
-jajajaja nombre, normal, ese culo mío aguanta bastante.
Esa frase se la solté sin parpadear, mirando fijamente a sus ojos, y pude notar claramente como su pupila se dilato. Comencé a ver que la atmosfera tomo un rumbo totalmente diferente.
-jajaajaja algo así nos pasa a nosotros, pasamos todo un turno en moto, y uno se acostumbra, lo único malo es la barriga que nos sale. Añadió el policía, intentando hacer algo de plática.
-puedo descansar unos minutos acá con ustedes, quiero estirar las piernas-. No sé si de verdad quería descansar, o más bien ver hasta dónde podía llegar.
Su compañero jamás se percató de nada, a ratos le hacia algunos comentarios triviales, pero estaba pegado en el cel.
Me pregunto por el pueblo a donde iba, que que tal hera, y la conversación se volvió a enfriar, cunado había dado por descartado todo, me hizo la pregunta que un hombre jamás le debe hacer a otro hombre, a menos que quiera inventar algo con el:
-¿mira y que, vas a visitar a tu mujer o la dejaste en tu casa pa ir a visitar un pelito? Tan pronto termino de soltar esa frase trago una cantidad de saliva, y su mirada no fue capaz de sostenérmela a mis ojos, en realidad había soltado ese comentario muy nervioso, yo solo lo mire fijamente, y decidí seguirle el juego.
-nombre mka, no tengo mujer, ando solo, estoy muy pelao para comprometerme, solo tengo 24 años.- añadí como intentando una conversación más intrigante.
-oye pero aparentas más; te creo el que no tengas mujer, pero que estés solo, noooo eso no te lo creo, eres bastante pintica pa andar solo, me imagino como te llueven las hembritas.-ya esa frase no vino sola, vino de una pequeña acomodada de verga, a lo cual yo jamás disimule, clave mi mirada tan fija, que eso lo excitó a él aún más.
– a eso es muy cierto, uno nunca pasa solo. En ese momento detalle algo que para mí es fundamental en un hombre: sus manos, en mi experiencia son ellas quien reflejan si un hombre está casado o no. Para mi grata sorpresa, no tenía ni anillo, y además unas uñas muy mal cortadas, y algo sucias, no creo que si tuviera esposa, ésta le permitiera tener esas uñas tan pésimas, que a la larga terminaban añadiendo morbo, al hacerlo ver más basto.
– es como en esta profesión, no sé qué tiene el uniforme pero ayuda a levantar buenas hembritas, a donde uno llega, siempre hay un hembrita que se lo quiere dar a uno, cuando estaba recién empezando era que no perdonaba ninguna, peladita que se me brindaba, peladita a la que se lo enterraba, y con ganas, pa que no me olvidaran, tanto que hasta marikas se levanta uno.- ya con esta frase, y su tocadera de bulto, pude ver que estaba parolo.
– Y a los marikas también se la has enterrado. Añadí ya para llegar al grano.
-el problema de enterrársela a un marika es que son muy bocones, y si lo haces en el pueblo donde vives, te voletean-.entendí entonces que ya todo estaba dicho.
-Gonzales (que era el apellido registrado en la marquilla del uniforme) mka, tengo ganas de orinar, donde lo puedo hacer, que el olor después no les valla a incomodar.- ya no pretendía perder más tiempo, así que puse esa excusa para ver si me seguía.
-ven, orina detrás de esos árboles, al fondo, deja el bolso ahí, mi compañero lo cuida(la verdad del compañero no repare nada, ese man como que sabía que Gonzales era mka, y lo respetaba, pero no creo que compartiera sus gustos).
– atravesamos la cerca, y comenzamos a caminar unos metros, hasta donde los carros se veían, pero no tan cercanos.
Era imposible orinar estando parolo, y le pregunte, no vas a orinar.
El semblante de aquel policía había cambiado por completo. Tenía una cara de excitación única, a lo cual, mirándome fijamente, y sin hablar, desabrocho la correo, y se sacó la verga bien templada y babosa.
-mira, como la tienes, no creo que la vallas a dejar así.
Era una verga normal, unos 17 cm, morena, gruesa, torcida hacia la derecha, unos huevos grandes si, muy bien rellenos, y una cantidad de líquido seminal, que de una se me hizo agua la boca. Me acerque a él, y recogió en su dedo liquido seminal, y me lo unto en los labios. Chupa, me dijo.
Me quite la chaqueta y los guantes, me arrodille, y simplemente le pase la punta de la lengua por la uretra. Pego un gemido de placer.
-ufffff, chupa mka, chupa, me tienes muy arrecho.
-cálmate, déjame que goce esa verga.
Me puso sus manos sobre mi cabeza, hundiéndomela en su verga, pero yo ponía resistencia, en realidad quería hacerlo que me recordara por la mejor mamada.
Comencé con la punta de la lengua a pasársela por la cabeza, despacito despacito, ese man estaba desesperado, y lubricaba aún más, y ese olor a sudor (pero no desagradable, sino como el humor más bien) me excitaba a mi aún más. Luego me metí solo la cabeza de la moda, y comencé a chupársela rapidito, como se mezclaba el precum con la salida, hacía que se deslisara súper rápido, cuando de repente, me la trague todita todita.
-uyyyyyyy marikaaaaaa que deliciaaaaaa, que cosa tan sabrosaaaaa, uyyyyyyyyyy, nunca me había hecho eso. Yo sé que soy un bueno chupándola, y sé que eso amaña mucho a la gente, tanto que la mayoría de ocasiones, disfrutan tanto la mamada que se olvidan de pedirme culo, porque no quieren que pare.
Así dure un buen rato, chupándosela despacito, porque eso lo desperraba aún más, le lamia las bolas, y de vez en cuando, me pasaba la verga por la barba, pero esto le generaba mucha sensibilidad.
En un momento lo recosté a un árbol, y comencé a succionar suave, mientras se la chupaba, ese policía inclinaba las piernas, me apretaba el cabello, me acariciaba la barba, no sabía qué hacer, se quejaba, me decía que despacio, que no se quería venir, a lo cual yo ignoraba, pues sabía que estaba tan excitado, que pronto se vendría.
Continúe, mi buen trabajo, hasta que sentí como me apretaba durísimo le pelo, y me empujaba a que me tragara toda la verga, sentí como esos chorros de semen caliente, empezaron a llenar mi boca, y mientras el salía, yo seguía succionando, lo cual lo estimulaba a botar muchísimo más semen, hasta el punto, en que empezó a salírseme esa leche de la boca, regándose por mi mandíbula, y cayendo al piso.
Inmediatamente termino de eyacular, me restregó, parte del semen de la mandíbula por la cara. Mientras me decía.
-Joda pelao, nadie nadie me había mamado la verga así, joda como siempre lo quise, un man machito, barbado, grande, pinta, y que chupara así de sabroso.
Yo solo me reí, escupí el semen que me quedaba y le dije que llegando a la carretera, me regalara agua para lavarme la cara, a lo cual accedió, me trajo una bolsa con agua, y me presto el pañuelo para que me secara.
Cuanto termine, me recibió la bolsa y le pañuelo, diciéndome:
-ey pelaito, me gustaste mucho, mira, yo vivo en el pueblito que sigue, si quieres quédate esta noche, vivo solo, y salimos, mañana estoy de descanso, si así la mamas, no me imagino como culeas, quédate, me gustaría tomarnos una cerveza.
Yo me reí, no pensé que aquel policía que se las tiraba de déspota, se hubiera encaprichado conmigo así.
-nada amigo, tengo que continuar viajando, si quieres de regreso.
Me regalo su número, y me pidió el mío, pero el di un numero falso, volví a acomodar las cosas para el viaje y me fui.
Yo aún conservo su número, pero nunca lo he vuelto a llamar, incluso de regreso, tuve la sensación de hacerlo, pero preferí que me recordara como el motociclista casual que le dio la mejor mamada.

Espero sus comentarios sobre este relato, pues pienso sacar mi propio blog, subiendo exclusivamente experiencias reales que me han pasado

Relacionados:

05
Jul

Mi prmera experiencia cortecia de gays en colombia

Gracias por la pagina es excelente soy muy morboso y lo mejor llego cuando encontré a gays en colombia en una publicación encontré un correo y empecé a escribirle hicimos buena química incluso nos intercambiábamos fotos y morboseabamos al cien por correo asta que un dia abri el correo y encontré literal: este fin de semana si es ¡!! Quedo solo en el apartamento mis padrinos se van de puente este chico tiene 19 años delgado, mas bajo que yo con el culo mas ermoso, el vivía con sus padrinos y en lo que hablamos me conto que el solo abia teniso roses con algunos amigos y asta con un primo pero nada mas, yo tengo 35 años delgado alto y velludo vivo en bogota y jamás abia tenido contacot con otro hombre pero si me llama mucho la atención asi que empese a buscar asta que encontré la que era.
Bueno nos pusimos sita en un parque cerca a su apartamento por si había alguna duda nos sentamos allí hablamos unos minutos y me conto que para sacarle el cuerpo a sus padrinos había dicho que el tenia que quedarse para tomar unas clases con un profesor y hacer unos trabajos de la universidad pensó en todo saco de un morral algunos libros y subimos al apartamento me llevo asta su cuarto yo me puse muy nervioso el me abrazo y empezó a acariciarme la espalda a desirme que no me preocupara que pensara en todo lo que nos aviamos escrito,el nerviosismo empeso a desapareser y a sentir como nuestros penes se ponían duros yo tenia que hacerlo sin pensarlo asi que empese a besar su cuello meti mis manos dentor de su pantalón y acaricie sus nalgas luego le quite la camiseta y bese su pecho lami y mordí sus pesones el se veía y se sentía mas exitado solto mi camisa y empeso a besar mi cuerpo solto mi pantalon y calleron dejando ver mi berga totalmente erecta apunto de reventar y algo humeda yo hise lo mismo quedamos los dos en bóxer el estaba igual, lo abrase y frote mi pene contra el suyo se sentía delisioso baje por su abdomen besándolo umedeci sus bóxer con mi saliva lo que hizo que se notara mas su berga el se retorcía y eso me animaba mucho mas le bese sus ingles el me levanto bajo mis bóxer y tomo las dos bergas y las empezó a masturbar yo sentía que no aguantaba mas en serio que me lo imagine pero jams pensé que se sintiera tan rico que sensación tan del putas es mas abia podido venirme y quedaba satisfecho nos rozamos las bergas por un buen rato le di la vuelta y se la meti por entre las piernas mientras lo masturbaba el se dio la vuelta y se la metió en la boca me la an mamado mil veces que como este chico nadie yo solamente apretaba para no venirme se levanto y medijo que se la metiera yo quería experimentar todo con lo que abia fantaseado con lo que abia morboseado y el tenia el cuerpo como a mi me gustaba un culo redondo parado blanco y con esoso bellos como monitos que subían desde su culo asta el cuello una berga pequeña pero deliciosa como yo la quería peluda pero solo en su pubis asi que lo tire sobre la cama y me puse sobre el en 69 y empesamos a mamar le di la vuelta acaricie su ermosa cola la bese la toque la pare se la abri y se la meti despasito y viendo como se la metia después del rose esa fue la sensacion mas excitante que tuve luego le di la vuelta y se sento ensima mio se dio unos cuantos enviones y se vino lo que inmediatamente me hizo venir su semen cayo sobre mi cuerpo quedamos muertos por unos segundos sintiendo su semen en mi cuerpo nos empezamos a besar en la boca y volvimos a arrecharnos asi que volvimos a empezar fue mi primera vez con otro man pero fue delisiosa como me gustaría repetir pero toca esperar que se quede solo
Alejovaca arroba Outlook.es

Relacionados:

05
Jul

Vergas cabezonas

Hola soy Jorge mi relato es que una noche andando hacia mi casa me encontré con un señor de aproximadamente 35 años y yo de 45 el estaba en una esquina esperando transporte para ir a su casa yo lo salude y el me respondió amablemente estaba haciendo mucho frío hablamos un momento que me pregunto qué bus le servía para ir a un barrio de bogota ,yo le indique que no conocía muy bien pero me ofrecí a hacerle compañía eran como las 11 de la noche , como a los dos minutos yo tenía muchas ganas de orinar y me fui a una parte a orinar cuando me di cuenta estaba el hombre al lado mío orinando también ,yo lo miré de reojo y le vi una cabeza que jamás había visto muy grande y una verga enorme le dije que hermosa verga tienes este me contestó está a sus ordenes haga con ella lo que mejor le paresca .
Lo invite a una parte sercana nos sentamos en una banca pero antes le baje los pantalones al piso y empiezo a mamar esa cosa enorme y hermosa que media como 20 ctms y con una cabeza que casi no cabía en mi boca .
Luego me dice que quiere chupar la mía y el me bajo el pantalón y me metió una mamada súper que me dejo caliente y con ganas de hacer muchas cosas entre otras hicimos el 69 en la banca duramos mamando como 15 minutos y nos vinimos al tiempo el se tomó mi leche y yo la de el .
Fue una experiencia súper le di mi teléfono y desde hace dos años qué pasó esto cada 15 días nos vemos y nos cogemos delicioso gracias.

Relacionados:

05
Jul

soy homosexual

me gusta escribir en esta pagina me declaro gay hoy simpre he estado con mujeres pero quiero ser delicada hacer realidad mi fantasia de estar con un hombre ser su parejaq que me consienta ser suya vestirme de nena saber que es perder el virgo y complacer a alguien dia y noche muchos besoso abrazps semen todo lo bonito ser gay gay y u8nico

Relacionados:

05
Jul

CITA MEDICA

Hola, Me llamo Andres tengo 20 años mido 1.85, de complexión normal. Vivo en la ciudad de Medellín, este es mi primer relato me anime a escribirlo porque me gusta mucho la página.
Bueno, soy del municipio de Caucasia, esto sucedió cuando tenía 18 años, es una de esas citas médicas que tenía aquí en la ciudad de Medellín, y que por lo generar siempre me acompañaba mi tío, llegamos un 20 de agosto a para la cita, llegamos al hotel, nos instalamos y mi tío se acostó a dormir. Yo decidí irme al centro comercial florida por que andaba aburrido sin nada que hacer, me acerque aun cosechas que hay allí en el centro comercial, cuando de pronto me atiende un hombre joven ufff estaba súper bueno, bajito buen cuerpo y ese acento paisa que me mata, en fin pedí el jugo y me fui al hotel, pensé que era la última vez que lo iba a ver. Llegue al hotel e instale grindr para ver que salía., habían muchos perfiles, pero uno me llamo mucho la atención, decía macho act sin sitio con ganas de culiar, de una le escribí y me respondió de una, hablamos por un rato me pidió foto la cual de la envié pero no recibí respuesta de él pensé que no le había atraído, pero a los 10 minutos más o menos me envía la foto de él y para mi sorpresa era el men de los jugos del centro comercial, me sorprendí mucho no pensé que le gustara el cuento. Seguí hablándole y lo invite a que viniera al hotel me dijo que de una que salía las 8 de trabajar que lo esperara, le dije que sí, eran a eso de las 6 de la tarde me duche rápido, me hace y me acosté un rato a esperar, a las 8 me escribió Sebastián, asi lo llamare. Me dijo que ya había salido que le dijera donde quedaba el hotel, le di la dirección y a los 15 minutos llego, que bajara por el ufff cuando lo vi con una bermuda azul y un buzo gris se me paro todo, que men tan rico. Entramos al cuarto, yo iba de espaldas cuando de una me arrodillo y me dijo chupe ps, uffff esa verga era súper rica tenía un olor delicioso y estaba semi velluda, comencé a mamársela como por 10 minutos mientras veía como los disfrutaba, hasta que me dijo tírese a la cama y habrá las piernas obedecí de una, Sebastián se arrodillo a la orilla de la cama y comenzó a chuparme el culo, lo cual lo hacía muy bien ufff sí que sabía usar esa lengua, hasta que le dije que ya no aguantaba más que me la metiera, le di un condón y el saco lubricante de su bolso me lo puso en el culo y me metio esa verga de aproximadamente 18 centímetros de un solo golpe, pensé que me había partido por dentro, dolió mucho él se quedó quieto por uno momento mientras me acostumbraba, hasta que lo hice y le dije que me voliara verga, cuando le dije así ese man comenzó a moverse de una manera brutal y a decir que chimba de culo, sentía que me iba a explotar de placer, me dio de pollo asado y en cuatro hasta que le dije que parara que me iba hacer venir, el paro y nos fuimos al baño, subí mi pierna al inodoro y me incline un poco para dejar mi culo expuesto, le dije que me la volviera a meter y así lo hizo, que rico que chimba de culo parce era lo que decía, y de un momento a otro comenzó a moverse muy rápido y a darme muy duro, sus bolas pegaban en mis nalgas hasta que me vine, el saco su verga y me dijo que me arrodillara comenzó a pajearse y se vino en mi cara , que rico fue sentir ese líquido calientico en mi cara, lo mejor fue la cara de pervertido que puso cuando se vino. Me dijo parce que chimba de culiada me hacía falta ya y nos reímos ambos, nos bañamos juntos y me dijo que ya se tenía que ir, se vistió me beso y me agarro las nalgas súper duro, intercambiamos números de celular y lo acompañe a coger el taxi, seguimos en contacto me dijo y él se fue, yo me subía al hotel y me acosté contento con esa culiada tan chimba. El 23 que me iba para mi casa de nuevo en el bus me quede dormido y perdí el celular, desde entonces no lo he vuelto a ver.
Espero les guste no soy muy bueno relatando esto, mi correo es fuentesandres5678@gmail.com
, escriban activos o versátiles para cuadrar algo, actualmente vivo en Medellín.

Relacionados:

27
Jun

MORBO EN LA PLAYA

Saludos a todos, mi nombre es Andres, tengo 28 años, soy de Bogotá y este es mi segundo relato en esta página.

Todo comenzó debido a que mi novio y yo no conocíamos el mar, así que decidimos buscar y vimos que la mejor opción era Santa Marta, además que una de las cosas que más quería hacer era conocer una playa nudista y la única que existe es la del parque Tayrona. Fue una experiencia muy bacana, nos hospedamos en taganga y conocimos muchos lugares. El tercer día decidimos ir al parque tayrona, cuando llegamos vimos que había muchos extranjeros y pocos colombianos, tomamos el carro que nos deja en la entrada del parque para comenzar la caminata, realmente fue una caminata muy larga pero valió la pena ya que las playas del Tayrona son muy hermosas, tomamos varias fotos y seguimos caminando. La playa nudista se llama boca del saco y está dividida en 2, pero eran las ultimas por lo cual nos demoramos casí 3 horas de llegar (haciendo paradas en las demas playas). Al llegar a la primera había gente pero nadie desnudo, solo unas brasileras sin sosten, pero nada más, seguimos caminando como unos 5 min más y llegamos a la segunda. La verdad esperaba ver más gente pero no había nadie, lo que me pude dar cuenta es que la gente se escondía, por que veía que salian , se metian un poco al agua y volvían a esconderse, eso me pareció algo desilucionante pero bueno, decidimos desnudarnos y en mi caso broncearme todo el cuerpo. Al caminar un poco más nos dimos cuenta que había un hombre solo, estaba completamente desnudo descansando entre los matorrales, nos vimos, nos saludamos y mi novio le pregunto si nos podíamos hacer al lado de el cosa que acepto. Empezamos a hablar un poco, el venía de barranquilla y estaba de paso por el lugar, nos decía que por lo general había más gente pero entre semana era poco las personas que llegaban hasta ahí. Nos fumamos un cigarrillo y seguiamos hablando, pero debo decir que estar en la playa desnudo tiene sus desventajas ya que se le pega mucha arena al cuerpo por lo cual en un momento decidí levantarme y acercarme un poco al agua para quitarme la arena, aunque no podía adentrarme mucho ya que las olas son demasiado fuertes y hay un mensaje de advertencia antes de llegar el cual previene el peligro. Al regresar me di cuenta que el costeño estaba completamente erecte, mire a mi novio y me hizo señas, yo la verdad estaba algo nervioso y no hacía nada, así que el puso una toalla al lado del costeño y me dijo que si quería tener morbo, algo nervioso me sente al lado de el, mi novio me empujo la cabeza suavemente para que chupara la verga del tipo, comencé a chuparlo mientras el estaba acostado y mi novio me daba un rico beso negro, duramos así un buen rato, después de esto los dos se levantaron y se pusieron al frente de mi, comencé a chupar una verga mientras masturbaba la otra, era muy delicioso aunque como dije, la arena no es que ayude mucho, continuamos así hasta que mi novio saco el celu y comenzó a grabar, me pareció más exitante, después de eso , mi novio me puso en cuatro y comenzó a penetrarme lentamente, no teniamos como lubricar así que utilizo saliva, mientras yo seguía chupandosela al costeño. Fue una experiencia muy rica, los tres estábamos muy excitados. Yo fui el primero en venirme, después el costeño, estaba muy excitado pues eyaculo bastante y por ultimo mi novio, quien estaba que no podía de la dicha ya que el es vouyerista y le gusta ver como tenemos morbo con otra persona. AL final, seguimos hablando, nos fumamos otro cigarrillo y nos fuimos, creo que el costeño quería seguir pues nos siguió hasta cierto punto y nos hablaba bastante, pero los dos tenemos claros de que ese tipo de situaciones solo es morbo y no puede pasar nada más.

Espero les haya gustado, el correo que manejamos es andress.zambrano.1989@gmail.com, de vez en cuando tenemos algún encuentro con una tercera persona, como decimos siempre es rico explorer pero todo con protección. Un abrazo

Relacionados:

27
Jun

Mamada de riesgo. Una mamada tan excitante como peligrosa

En Bucaramanga, Santander se desarrolla esta historia que me ocurrió hace unas semanas en las calles de mi barrio, uno bastante peculiar. Se trata del barrio La Joya, que es algo peligroso entrada la noche y por eso los que se quedan hasta tarde o beben en grupo o están para robar a los demás. Y en mi caso, sin amigos, porque estaba recién llegado y no acostumbro a entrar en confianza con la gente, decidí dar un paseo por las calles del lugar con las debidas precauciones: Sin dinero, solo mis llaves y mi cédula si me intervenía la policía. Caminé por las calles por un buen rato sin ver a nadie, estaba solo el lugar, la gente dormía y era silencioso. Por los lados de la cancha, vi a un hombre misterioso, que caminaba de un lado a otro sin cesar, hasta que llegó a plantarse a las máquinas del gimnasio al aire libre. En mi primera vuelta, lo ignoré, pero ya de camino a mi casa, al verlo allí tan tranquilo, me decidí por acercarme. Tenía un aspecto peligroso, corte de pelo desmarañado, con más melena en la parte de la nuca, su mirada era nerviosa y atenta a todo lo que pasaba y su voz gruesa y caída. Al llegar, lo saludé alzando las cejas y él me devolvió la mirada con una pregunta: “¿Tiene yerba?”. Yo negué con la cabeza y él se alejó con desconfianza, estábamos sentados a varios metros de distancias, mirándonos frente a frente, me había ubicado justo a la salida de la cancha por si el ambiente se complicaba. “¿Entonces qué hace aquí?” me dijo amenazante, y yo respondí que solo estaba dando una vuelta. Nos quedamos en silencio y él se cambió de lugar, tocándose la entrepierna de vez en cuando. Lo hacía por costumbre, como si de respirar se tratara, y eso me excitó bastante, imaginarme lo que había tras esa pantaloneta celeste y deslavada. Noto que lo miraba y me gritó: “¿Qué es lo que quiere?”, yo asustado, solo le dije que nada, y mire a otro lado. “¿Me va a parchar una luka?” dijo tentativo, y yo asentí, fui hasta mi casa, por un camino diferente y volví con el dinero, era mi oportunidad de acercarme a él, lo vi de cerca cuando me quitó la plata. Era alto, delgado y de aspecto simiesco, algo primitivo, llevaba una camisa verde y blanca en rayas horizontales. Luego, me preguntó de manera casi sospechosa: “¿Y la mujer? ¿En la casa?”. Era mi oportunidad, pero debía ser sutil: “No, no tengo mujer, en mi casa no hay nadie”, y de forma casi inmediata me dijo: “¿Porqué, usted no le gustan las viejas?”, y tímidamente respondí: “No… a mí me gustan los manes…¡Pero, por favor no se ofenda!- se levantó de mi lado- solo le cuento por ser sincero, no por insinuarme” dije con toda la sinvergüenzura, porque eso era lo que estaba haciendo, aunque él estaba confundido y no sabía cómo responderme. Me miró por un rato, ya estaba dispuesto a irme y me dijo “¿Me va a pegar una mamadita?” y se tocó la pantaloneta asomando un bulto latente. Yo me apreté los labios lascivamente, aunque me detuve, porque ese gesto lo estaba incomodando. “¿Pero dónde?”, le dije inquieto. “Por aquí abajo, no hay nadie, en el monte”. Y siguiendo sus indicaciones, bajé detrás de la cancha, saltando una cerca caída, donde la luz de la carretera se perdía y nos iluminábamos suavemente con las luces del exterior, dibujando nuestras siluetas. Él se hizo tapando la entrada y se bajó la pantaloneta “¡A ver, chupe!” me dijo sin el más mínimo tacto, eso me prendió mucho, sabía a qué atenerme y me metí su verga entre mi boca. La tragaba suavemente, pero él desesperado se movía frenéticamente y me hacía aumentar la velocidad. Él miraba a todos lados, como preocupado, asustado, de que lo vieran en esa situación, no me imagino su mente cuestionándose si era marica por dejarse hacer eso. Yo le chupé el pene de manera bestial, tragándomelo hasta el fondo, a veces me detenía y él lo deslizaba sobre mi lengua rápidamente y me decía “¡Chupe cabeza!” y lo detenía para que yo le mamara el glande de forma especial. Para mayor agarre, tome sus caderas para deslizarlo más fácil en mi boca, pero él las quitó “¿Qué busca?” me dijo furioso, así que solo seguí en lo mío. Luego de un tiempo, ya cuando sentía que se iba a venir, me alejó la cara y me miró. Tal vez quería que me dejara meter, tal vez, para completar la calentura, eso faltaba para el momento. Se guardó el pene y me dijo suavemente “¡A ver, páseme lo que tenga ahí: Celular y plata!”. Quedé estupefacto, no sabía que decir… “Yo no tengo dinero, ni celular”, respondí asustado, “Entonces, deme esos zapatos” y se quitó los viejos tenis de él y me hizo quitar los mío, unos recién comprados de un regalo. Me devasté por dentro, ¿Esto era lo que yo quería? Pero la noche no acababa. “Yo no le creo que usted no tenga plata, muestre déjeme y lo reviso” y me toco los bolsillos traseros y delanteros, para colmo, aun eso me daba morbo. Cuando se acercó al bolsillo derecho, no lo dejé, ahí tenía la cédula, con eso no se jugaba, podía quedársela. “Acá solo tengo mis llaves”. Se enfureció, se metió la mano derecha al bolsillo, presto a sacar algo y me amenazaba y me decía que lo dejara. Al negarme, una paranoia lo poseyó “¿Acaso usted tiene micrófonos?” Y me quiso revisar más. “¡No!” grité y se asustó mirando a todos lados diciéndome que bajara la voz “¡Cállese!, ¿o quiere que lo pique y lo dejé tirado aquí mismo?” y por un momento, me imaginé en la portada de un periódico amarillista con un título sugestivo. Estaba en peligro, así que tanteé el terreno, quería escapar, pero no corriendo, sin nadie por ahí, eso solo armaría una escena y nada garantizaría que no me siguiera ni que no me dejara en paz, así que traté de no hacer más caso y apelar a su razón: “¿Por qué es así conmigo? Yo no quería nada de esto, nunca busque hacerle daño y vea cómo reacciona”, dije molesto y desafiante. “¿Y lo mío qué, gonorrea? Yo puse la verga para que me la chupara y ¿me va a dejar sin nada?”. Al decir eso, sin darse cuenta, se rebajó al nivel de una puta, que buscaba interés. “Mire, yo siquiera le traigo plata, pero deme mis zapatos, los suyos no me quedan buenos y los míos a usted tampoco” Dije negociando. Accedió y cambiamos de prendas y me dijo. “¡Páseme entonces la cédula! ¿Cómo sé qué va a volver?” Y le recordé que inicialmente le había traído dinero, pero no creyó en mí, así que me hizo cambiar de camisa. Salí del lugar asustado, en busca de dinero, mientras que por dentro me decía que esto era peligroso y arriesgado. Llegué pronto al encuentro y sin cruzar la calle, me pidió que parara, se acercó a mí y me pidió el dinero, se lo di con la mano derecha y con la izquierda sostenía la camisa recién quitada, el cogió los tres mil pesos, que junto a los dos mil, ya sumaban cinco mil para él, esa noche, por lo que no le costaba devolverme mi camisa. “¡Quédesela!” Me dijo sin mirarme “Se la entrego cuando vuelva” dijo cínicamente, aún tenía ganas de que lo ayudara a venirse luego de semejante asalto. “¿Va a volver?” dijo suavemente y tentativo. “Qué tenga buena noche” le dije sin mirar. “¡Ahhh… Mamón” gritó. Y nos alejamos por lados opuestos, cada uno con esa experiencia, y en mi armario guardo esa camisa a rayas verdes y blancas horizontales como prueba de lo ocurrido…

Relacionados:

27
Jun

EL ESCORT PAISA, un rico relato en los tiempos de la universidad.

Hola a todos, la verdad esta es la primera vez que hago un relato, creo que mi historia es demasiado interesante como para quedarse solamente en mis recuerdos.

Bueno empiezo contándoles que me llamo Mauro, delgado blanco, cara fileña, y la naturaleza me doto con un culo blanco, enmarcado en una raja rosadita y bastante lampiño (mientras estuve en el colegio mis compañero me molestaban por mi culote, pero fue algo a lo cual con el tiempo me fui acostumbrando, que tenía un enorme culo y que debía saber manejar), yo no soy ni afeminado ni nada de eso, es más disfruto ser hombre me gusta hacer cosas de hombres, lo normal y me encantan las mujeres. Pero también siento afinación por los manes.
Para eso del 2010 ya yo finalizaba el colegio y debía ir pensando lo que debía hacer para la formación profesional de mi vida, una vez termine la escuela dure un semestre sin estudiar, pues para pensar bien las cosas y tomar una buena decisión. Ya para el segundo semestre del año me inscribí en la U de Antioquia y pasé, por consiguiente debía irme a estudiar a la ciudad de Medellín, y así fue, gracias a la posición social de mis padres me consiguieron un apartamento para mi, en un buen sector de la ciudad.

Viví un tiempo con un amigo quien me pagaba la el cuarto donde él dormía, todo trascurría normal, al tercer año de estar allá tuve una novia y fue una bonita relación, creo que pase por todo lo que todo chico universitario le pasa, ya a mis 21 años y faltando poco para terminar mi carrera era ya casi independiente, para ese entonces ya estaba soltero y ya vivía solo en el apto pues mi amigo ya se había ido.
Un día viernes por la tarde había terminado mis clases por esa semana en la U, habían sido dos semanas duras de trabajo arduo sin descanso, así que decidí que apenas llegara me tomaría una siesta. Me levante a eso de las 5:00 de la tarde pero me levante con una arrechera bien verraca, pero quería desquitarme las ganas con una man, quería ser sumiso por esa tarde, así que entre a la página de escort de Medellín, y empecé a buscar, y pum! Me encontré con lo que estaba buscando, le escribí y el me contesto se hacía llamar Daniel, cuadramos la cita y todo sería en mi apto, trascurrió como media hora, me llamó que bajara a recogerlo que estaba en portería, y de una bajé y lo vi, uffff ese man estaba como quería, traía una suéter pegadito al cuerpo, jeans una gorra y un pequeño bolso, lo hice pasar llegamos a mi apto, el me saludo bien con ese hablaito paisa que arrecha a cualquiera, le ofrecí una cerveza me dijo que no porque después le daban ganas de orinar y no le gustaba interrumpir la relación, es decir el man sabía lo que estaba haciendo.
Daniel: entonces que mi campeón como quieres el servicio?
Yo: bueno, no soy muy exigente, lo normal, un buen rato de sexo mi rol pasivo, y lo único que te pido es que al final de relación te bañes conmigo y me dejes dormir en tus pechos, ah y por favor dilatame bien.
Le conté que tuve una experiencia con un venezolano que me maltrato mucho y le había perdido las ganas al sexo con manes.
Daniel: tranquilo bebé te voy a tratar como un rey te sentirás muy bien.
Y de una me dio un beso que duramos como 10 minutos ya estábamos calientes así que me pregunto dónde quedaba el cuarto me cargo, el me tiro en la cama mientras el se desvestía, ese man estaba extremadamente bueno, el tipo tenía una par de brazos enormes con tatuajes en ambos lados, y tenía unos pectorales que para mi son mi perdición, es algo asi como fetiche que tengo con los manes, para mi gusto deben tener los pectorales grande, estaba totalmente depilado, luego me empezó a besar por todo el cuerpo me chupo mis tetillas que es mi talón de Aquiles eso me volvió loco, nos dimos una mamada mutua, su verga era enorme y de color blanca cabezona y botaba mucho líquido pre seminal.
Yo: oye porque lubricas tanto?
Daniel: no se bebé siempre soy así, y eso que nos me has visto cuando me vasee,
Yo solo me reí, y continuamos, el man era él más experto de todos a sus 26 años sabia de todo, me abrió de piernas y me chupaba mi culo yo solo gemía y por ratos se me acercaba al oído y me decía, eres toda una hembra en la cama, me voy a comer ese culo rosadito, te voy a llenar con mis litros de leche. Wow eso me ponía a mil. Después tomo lubricante que saco de su bolso y me empezó a dar dedo, yo solo pedía más, mientras el me besaba y yo mamaba sus enormes pechos y chupabas sus gloriosas tetillas, sus abdominales eran un sueño, y besé cada cuadrito, fue increíble,
Daniel: listo bebé te quiero hacer mio te lo voy a meter yaa, quiero entrar dentro de ti.
Yo sin dudarlo le dije que si, y de una me mando sus 19 cm de verga, al principio fue como el dolor de que entrara pero como todo estaba bien lubricado logro no causar tanto dolor como esperaba en vez de eso me dio un corrientazo en mi cuerpo de placer. Y ese paisa empezó con el bombeo lo tenía de frente y ponía mis manos en sus pectorales y me miraba con una lujuria y se mordía el labio, y me decía que le encantaba como yo gemía, y ese man me puso en todas las posiciones en todas las partes de mi apto. Ya yo estaba a punto de venirme y le dije y me puso en el sillón boca arriba de nuevo mirando su rostro blanco y esa media barbita que me ponía loco.
Daniel: papi, no te toques, déjame a mí que te voy a llevar al cielo.
No sabía de qué hablaba, pero me empezó a embestir más fuerte y de forma curvada, yo empecé a sentir algo en mis entrañas. Por primera vez en mi vida tenía un orgasmo anal y sin tocarme me vine a chorros, ha sido la experiencia más excitante que he tenido logrado el orgasmo anal fue un una de mis metas en la práctica del sexo.
Daniel: viste bebé que te dije que te iba a llevar al cielo.
Yo: como lo hiciste nunca había sentido algo asi.
Me acosté en sus pechotes y mientras el acariciaba mis nalgas.
Yo: oye pero tu no te has venido todavía, no quisiera que te vayas así.
Daniel: tranquilo bebé, yo me vengo ahora. Vamos a ducharnos, te quiero dar más verga.
Soltó una sonrisa pícara y pude ver su espectacular diseño de sonrisa, Eso me prendió de una y nos fuimos al baño ahí me la volvió a meter y aproveche el encierro del abaño para gritar y gemir más duro, me besaba por el cuello y me levantaba duro. Me decía te quiero preñar.
Yo le dije que le quería cumplir la fantasía a pesar de que era muy arriesgado de que el me acabara dentro eso implicaba no usar condón,
Daniel: seguro bebé
Yo: si dale yo confío en ti.
Se que me criticaran por lo arriesgado de la situación pero la arrechera pudo más, asi que este machote se quitó el condón, me la metió y pasaron unos segundos cuando me chupo la oreja y me dijo ya me voy a venir te voy a llenar ese culito con mi leche. Vas a quedar preñado parce!
Y asi fue se vino dentro de mí, pude sentir su leche caliente dentro de mí, luego me la saco y yo me vine después, él se terminó de bañar y se secó mientras yo me quede expulsando su semen, y no fue mentira lo que me dijo que el botaba mucho semen. Una cantidad considerable de semen, tanto fue mi asombro que le pregunte que por que tenía tanta abundancia, me contesto que sus rutinas y sus dietas implicaban muchas proteínas y frutas y que eso aumentaba su producción seminal. Eso me sorprendido muchísimo no sabía que eso se podía.
Salimos de la ducha y nos acostamos nuevamente, mientras acariciaba nuevamente sus pechos luego de unos minuto me dijo que el tiempo del servicio había terminado. Al ser un escort V.I.P su tarifa era costosa pero pues como no iba a pagarle a quien me había dado ese momento de placer que hasta el día de hoy ha sido el mejor y el más excitante. Pero luego se me ocurrió algo le dije que le duplicaba la tarifa si se quedaba a dormir conmigo y que amaneciera, el me soltó esa mirada picara de los paisas al mismo tiempo en que se sonreía. Y me dijo: de una parce hagamole’
Y así ocurrió en la noche pedimos domicilio y comimos el paso toda la noche paseando en sus slip blanco mostrado sus pechos y enormes brazos, vimos T.V jugamos exbox, y conversamos mucho, en la noche me volvió a dar verga como dos veces más, siempre quedaba con más ganas pero yo entendía que el estaba cansando pues la mayor parte del trabajo lo hacía él, así que nos dormimos y al amanecer me despierto con ese machote desnudo en la cama se me paro de una, pero no lo quise despertar, me fui a hacer el desayuno se lo lleve a la cama, comió y se fue a duchar y me fui más, atrás ahí en el baño me dio verga de nuevo y era increíble pero este macho seguí botando la misma cantidad de semen no se cómo lograba eso. Después le cancele su servicio él se fue muy contento pues por todas las atenciones me dijo que lo volviera a llamar cuando lo necesitara, me dio beso y le toque por última vez sus pectorales que tanto me fascinaban y se fue.
Después de eso no volví a llamarlo, pues conseguí una novia y me olvide de esas prácticas, pero créanme que ha sido la culiada más excitante que me han dado, los paisas saben cómo llevarlo al éxtasis y para mi es mi recomendado.
Espero le haya gustado mi relato, y me gustaría que dejaran sus comentarios por favor.

Relacionados:

El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Gaysencolombia.com sino de los usuarios que aqui los presentan.
Gays colombianos, Videos gays colombianos, Porno gay Colombiano, Gays en Colombia, Amateur gays colombianos, sexo gay colombiano, videos caseros gays de Colombia, Travestis colombianos, videos de travestis colombianos.