web analytics
Página de encuentro
Manda tus videos y fotos amateur a: material@gaysencolombia.com
17
abr

“Fotos de mi verga”

Parceros tremenda verga nos llega para hoy, es de Stiven y comenta:“Hola, soy Stiven, soy de la ciudad de Cali. Espero que les guste mis fotos para enviarles más, después. Para los que quieran conversar conmigo, por favor dejar sus datos en los comentarios de la foto. EXCELENTE PAGINA, SALUDOS.” Tremenda verga tienes parcero, muchos pasivos van a querer que les folles. Esperamos tengas mas y las compartas con toda la comunidad gay colombiana. Comenten, voten y envien sus aportes al mail material@gaysencolombia.com El primer sitio gay 100% de Colombia !!!

Continuar viendo »

16
abr

Relato gay colombiano: “En mi casa con el portero”

Vivo en un conjunto, donde hay una portería, vigilancia y todo lo que eso significa, la verdad no me importa jamas voy a juntas ni nada de eso, hace unos días, específicamente el dia primero de este mes, llegue y para mi sorpresa me detuvieron en la portería, un muchacho hermoso, debo decir, cuando reclame me aclaro que habían cambiado la administración y por ende la vigilancia, debo reconocer que yo no dejaba de ver esa hermosura, un bello hombre de unos 22 años, precioso, bien formado, bellísimo en su uniforme, una cara hermosisima y una boca absolutamente preciosa, estaba fascinado, la verdad.
Paso el momento, les confieso que fueron muchos los momentos que pase pensando en el, y la tortura que era cada vez que entraba o salía verlo, un hombre bellísimo de verdad, y yo como un imbécil no encontraba la manera de contactarlo.
Hace unos pocos días tuve que hacer un viaje, por razones de trabajo, el vuelo se demoro y llegue tarde hacia las 11 de la noche, lo salude, lo admire y le desee buenas noches, buscando un lugar que me hicieran un domicilio pues tenia hambre, llame a la portería en busca de un numero telefónico, me lo dio y si pedí un domicilio, comí y me puse ha pensar en el, solo en la portería, asi que prepare algo de lo que quedo y lo llame preguntándole y le interesaría comer algo, sorpresa me dijo que si, vino, hermoso, le pregunte si quería entrar me dijo que si, yo no dejaba de ver esa hermosura de hombre, créanme es hermoso; entro le serví, comió y conversamos, que hombre, no solo hermoso sino interesante, me enamore, que locura, verdad?
Diego, porque asi se llama, fue muy amable, sencillo y muy prudente, asi continuamos por algún tiempo, bueno pocos días despues, un dia llegue temprano, el estaba de turno, lo salude e iba entrar cuando me dijo que si seria posible que habláramos, a lo cual le dije que si, me indico que salía de turno hacia la 6.00 pm. Llego, timbro y entro a mi apto, yo estaba feliz, me dijo que tenia un problema y que quería saber si yo lo podía ayudar, yo no soy evidente para nada al contrario, me cuido mucho, me conto que estaba enamorado, oigan bien, de un niño muy, pero muy lindo que vive en el conjunto, y que se atrevía a preguntarme que hacer porque sabia que el y yo éramos amigos, que sorpresa y que desilusión, Andres es un muchacho no solo bello es un hombre que va a llegar muy lejos, pero es hetero asi que le dije la verdad y que si quería se lo preguntábamos, Andres y yo somos amigos, y si lo somos porque alguna vez quise lo mismo, de ahí nos hicimos amigos y si lo somos, solo eso amigos y buen consejero.
Lloro y mucho, de verdad estaba enamorado, quise consolarlo, lo abrace, lo consentí, y asi poco a poco lo fui acariciando, sentí su boca, su cuerpo, y si el lo sintió, aflojo, lo acaricie y logre llegar a su hermosa verga, la mame, que delicia lo bese sus perfectas bolas, el placer mayor fue cuando logre llega a su hermosa colita, me la devore literalmente, la devore, sentía como gemia, y como se desplomaba de placer, le hice el amor, y si fue un éxtasis, en el cual los dos nos derrumbamos, estuvimos un buen rato solo pensando, bueno creo yo, en lo que había pasado, finalmente, hablamos y hoy somos dos, vivimos juntos y somos felices, Algo de morbo pero al final solo para que se atrevan, sean felices y si adoren a sus hermosos hombres, no los dejen solos, ámenlos.
Que pena para los que no les guste mi relato y que rico para los que se atrevan………………..

15
abr

“Quiero conocer hombres serios vergones”

Parceros le damos la bienvenida al Hombreserio que nos comparte su primer video y comenta:“Hola soy el Jovenserio1221 de Cali, colombia, vivo al sur, barrio Limonar. Quiero conocer hombres serios, activos, delgados o atleticos y que sean bien vergones. No gordos, ni viejos. Soy delgado atletico, 1,70estatura, trigueño y muy serio” Cortico el video pero bacano, por la descripción eres el pasivo y que gran follada te dieron; tremenda verga te comiste. Esperamos tengas videos mas largos que nos dejas arrechos. Comenten parceros, voten y envien su porno gay colombiano al mail material@gaysencolombia.com videos, relatos y foticos gays de toda Colombia !!!

13
abr

“Busco pasivos para aventuras”

Tremenda verga para hoy parceros, en especial para los pasivos, lo comparte Jeff y comenta:“Les dejo unas foticos de mi verga de 20 cms buscando aventuras, solo pasivos…Jeff” Ahi esta parceros, tremenda verga les espera. Dejen sus comentarios para que los contacte y envien sus foticos y videos gays colombianos al mail material@gaysencolombia.com El primer sitio gay de Colombia !!!

10
abr

Relato gay colombiano: “Me enamore de mi amigo”

A finales de la década de los 90 yo vivía a las afueras de Bogotá (Colombia) con mi madre, quien trabajaba cuidando una lujosa residencia. Con cerca de diez años de edad, para entonces yo era ya un chico solitario y tímido que se había ganado más de un matoneo en el colegio, una de las razones por las que lloraba “como una magdalena”; mis días transcurrían entre la monotonía de las clases, el silencio de la casa frecuentemente interrumpido por la televisión y mis infinitas fantasías, en las cuales empezaba a asomarse un floreciente homoerotismo. Una lúgubre tarde de domingo, mientras caminaba en soledad por un bosquecillo cercano a la ya mencionada residencia, me topé con esa hermosa e imponente figura de tez blanca y cabello castaño que más tarde se alzaría como un sol en mi vida: Marcelo. Era un chico de mi edad al que le gustaba correr, construir cosas y subir a los árboles; me dirigí a él con un miedoso saludo al cual él respondió escuetamente para después seguir avanzando entre los arbustos, pero no me resigné ante su indiferencia y decidí seguirlo hasta que logré sentirme lo suficientemente decidido como para entablar una conversación, no recuerdo cual fue el tema, pero hablamos frente a frente por un largo rato. Después de conocernos, desarrollamos una intensa amistad que nos llevaba a dar paseos juntos, a unirnos en torno a un videojuego y a compartir pensamientos y experiencias; él era aficionado a deportes como el fútbol y el baloncesto, que yo detestaba, pero eso no generó conflicto, al contrario, nos impulsó a inventar nuevas maneras de divertirnos.
Llegaron y avanzaron los años de la adolescencia y con ella se acentuaron las facciones rectilíneas del rostro de Marcelo, que ostentaba una notable nariz griega, una frente prominente y un par de ojos cafés de mirada penetrante que intensificaban la gran energía viril que emanaba de él desde la niñez, teníamos 17 años. Su voz, que se había hecho gruesa pero nítida, hace tiempo no recorría mis oídos, pues por razones académicas y personales nos habíamos distanciado, hasta que un día fui a visitarlo y pude sentirla como una melodía que flirteaba con mi libido, fue la primera vez que sentí una atracción sexual significativa hacia alguien. Conversamos sobre muchas cosas, pero disimuladamente yo me inmiscuía en su vida romántica y sexual; me contó que había tenido una novia con la que no había intercambiado más que besos, hablamos de la masturbación, de las eyaculaciones, de las poluciones nocturnas y todo lo que decía me permitía corroborar su orientación heterosexual. En vano lo tenté para que me dejara ver su pene y en las noches fantaseaba con tenerlo a mi lado y abrazarlo fuertemente.
Teníamos 18 años, estábamos en la universidad y él inició un nuevo romance con una chica; pensé en confesarle no solo mi homosexualidad sino también mi atracción por él, pero me abstuve y preferí seguir intentando un mayor acercamiento corporal con sigilo cuando nos veíamos. Constantemente lo asediaba con preguntas sobre sus expectativas sexuales con su actual novia, pero solo obtenía respuestas insatisfactorias, después de todo lo que yo quería era experimentar el sexo con él. Quería estar cerca y una tarde lo invité a la casa en la que vivía con el pretexto de tomar un café, lo bebimos en la sala y como sabía que no iba a tardar mucho, puesto que permanecíamos muy ocupados con los deberes de la universidad, me precipité a abrazarlo sin decir nada, para hacerlo tuve que armarme de un gran coraje, estaba nervioso y dudoso de su reacción, pero él simplemente soltó una carcajada y me preguntó que me pasaba, así que aproveché la oportunidad para hablarle de mi atracción por él, no sin experimentar un terremoto interior. Marcelo se quedó estupefacto por unos doce segundos, intenté tocarlo una vez más sin que opusiese resistencia y sentía como en mi cuerpo un manojo de nervios se enredaba con el fuego de la excitación y se fundía con el almíbar de la ternura que sentía por él. Así fue como froté suavemente mi nariz y mis labios contra su cuello hasta que él dijo “¡espere!”, se veía confundido y yo me sentía culpable, ya que él estaba en una relación y yo respeto eso, se lo comuniqué y él me dijo que en realidad esa relación se trataba, más que de un noviazgo, de una amistad o compañerismo especial, pero que al él le gustaban las mujeres. Lo persuadí para que continuáramos con nuestra sesión de caricias y después de unos minutos pude por fin palpar y ver su suave pero firme pene, tan limpio, tan erótico, tan enigmático; pienso que le pene del compañero sexual es algo de cierta manera profundo hasta para el homosexual más promiscuo. Acaricié el pene de Marcelo con las yemas de mis dedos, humedecidas con una combinación de mi saliva y su líquido preseminal, su erección alcanzó un pronunciado ángulo y aquella flecha sin rumbo se ensartó en mi boca, fue placentero para él y para mi, además del placer sexual que me brindó tal acontecimiento, el sabor de sus genitales me resultó muy gratificante. No nos desnudamos, yo había retirado ligeramente su pantalón y su calzoncillo blanco y él posaba sus manos sobre mi espalda. Desde entonces desarrollé una falofilia marcelista. Esa tarde también nos besamos en la boca y sus delgados labios fueron como ciruelas frescas. Al terminar, él me aclaró que no pretendía una relación de noviazgo entre nosotros dos y yo le dije que no importaba, pues nuestra amistad podía ser más poderosa. Me comprometí a explorar con él los dominios del erotismo y así prepararlo para sus encuentros íntimos con el otro sexo.

09
abr

“Mi fantasía cumplida con un asiatico”

Le damos la bienvenida a la Chritan que nos comparte su primer video parceros y comenta:“Hola aqui envío mi fantasía cumplida con un oriental de indonesia, espero que les guste y comenten que tengo mas…Christan” Bacano tu video parcero, tremenda follada le diste al oriental, nada mas le brincaba la verga y los guevos. Esperamos tengas mas de estos y los compartas con toda la comunidad gay colombiana. Ahi esta parceros, comenten, voten y envien sus videos gays al mail material@gaysencolombia.com El primer sitio gay 100% colombiano !!!

08
abr

“Mi culo y mi verga”

Carv nos comparte sus primeras foticos parceros y comenta:“Hola amigos de tanto ver esta pagina me decidi a enviar este aporte espero les guste para enviar mas videos y fotos…..Carv” Bacanas las foticos, esperamos sean las primeras de muchas que compartas con toda la comunidad gay colombiana. Comenten parceros y tambien anímense a enviar su porno colombiano al mail material@gaysencolombia.com el primer sitio gay 100% Colombiano !!!

Continuar viendo »

06
abr

Relato gay colombino: “Primera vez en mi apartamento”

Hola a todos. Soy bisexual, tengo 19 años y ya habia tenido sexo con un par de mujeres, que me gustaban mucho, pero siempre había tenido cierta curiosidad con el sexo gay.

Comencé por registrarme en un conocido chat de encuentros y empezar a hablar con hombres jóvenes que quisieran experimentar algo nuevo. Después de conversar con varios hombres durante algunos días, tuve la oportunidad de hablar con Mario, un muchacho con igual edad que la mía, con el que tuve una interesante conversación y descubrí que vivía relativamente cerca a donde yo vivía.

Con mucho miedo por parte mía, cuadramos un encuentro después de hacer una deliciosa paja por skype. Nos reunimos en un café y tomamos un cappuccino, podía ver que era un man de mi misma edad, acuerpado, con la camiseta y el jean ajustado. Le comenté que vivía solo y como ya habíamos hablado en el chat que quería experimentar algo nuevo. La tensión subió mucho y no podía de parar de imaginármelo gimiendo de placer ni el a mi.

Fuimos al apartamento con mucha discreción, y me propuse servir un vaso de agua fría pues llevaba mucha sed. Cuando volteó a mirar el estaba recostado en la cama y se podía ver como sobresalía un bulto debajo de su cinturón café. Se le notaba el nerviosismo como a mi. En tal momento estaba viendo una cadena deportiva en mi tv, por lo que me le recoste al lado. No sabiamos si dar el siguiente paso, pero cuando me dí cuenta tenía sus suaves labios rosando mi pene erecto como un hierro, fue delicioso, hacia suaves movimientos que combinaba con rápidos, me chupo los huevos, los palpo como si quisiera no olvidar su forma, yo procedí a quitarme la camiseta y el la suya, y saco una preciosa verga de unos 18 cm, hirviendo de lo caliente que estaba, se la chupe, como el lo habia hecho conmigo, repasando su forma, una y otra vez, y viendo la expresión de placer en su cara.

De un momento a otro lo recosté, saque un condón y un poco de lubricante natural, mientras besaba su pezón, tieso, erecto y con mis manos destapaba el lubricante.

Completamente desnudos, en la cama, mirando al infinito, estábamos ahí, el con sus dos rodillas apolladas en la cama y su torso agachado para dejar su ano virgen y tierno al descubierto. Lubrique mi pene que ardía como sólo el lo pudo conocer y empece a penetrarlo muy suave, con movimientos lentos pero profundos. El estaba muy caliente y aunque se veía que le dolía un poco, la expresión de placer cuando mi pene llegaba a lo profundo de su ano era de locura. Empece a balancearme sobre el, una y otra vez mientras el se masturbaba con la otra mano, nuestra piel se tocaba, nuestros vellos se entrelazaban como nuestros labios se acariciaban cuando el se levantaba para darle un dulce beso. Decidió de era el momento de cambiar de posición y recosto su espalda sobre la sabana blanca, nustras miradas se enfrentaron y quede nuevamente penetrándolo tan suave como tan fuerte, mientras en su boca se dibujaban figuras de placer, podía sentir como al menos cien litros de leche venían de mí para bañarnos de placer, por lo que saque suavemente mi pene, me quite el condón y el lo agarró como queriéndoselo comer por siempre mientras que con la otra mano acariciaba mi ano, de un momento a otro explote en su boca mientras el recibia cada trago de leche caliente en su cara y yo mientras tanto ya tenia su caliente pene en mi boca y en pocas chupadas explotó su placer en la mía, quedando extasiados de tanto placer, nos recostamos hasta quedar abrazados queriendo que ese instante no terminará nunca..

Esa ha sido mi única experiencia gay, y confieso que me gusto mucho…

El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Gaysencolombia.com sino de los usuarios que aqui los presentan.